7 claves para abordar el Liderazgo Distribuido en educación

La presentación de Jim Spillane en la “Cátedra Cambio Educativo” ha permitido mirar desde una nueva perspectiva las prácticas de liderazgo que estamos incentivando en nuestras escuelas desde que comenzamos a ponderar este factor como fundamental para la mejora en los aprendizajes de nuestros estudiantes.

En los siguientes puntos que hemos destacado de la presentación de Spillane en Chile, se renueva “la perspectiva distribuida, y el trabajo empírico que pueda generarse usando este marco” para así ofrecer “una herramienta para ayudar a los líderes a pensar y a reflexionar sobre su práctica, en lugar de ser una abstracción que provee un esquema para dicha práctica” (Argyris & Schon, 1974).

Jim Spillane es un académico norteamericano  reconocido mundialmente como uno de los máximos exponentes del liderazgo distribuido educativo. (ver su biografía aquí)

A continuación compartimos con ustedes las 7 ideas más importantes de la conferencia de Spillane en Chile :

1) Dejar la visión de Superman como líder

La vieja postal del líder carismático y galán con superpoderes ya es parte del pasado. El director de escuela que es capaz de hacer todo a la velocidad de la luz y termina el día cerrando una ceremonia de graduación muy bien peinado y sin una muestra de cansancio, no es sinónimo de liderazgo.

No obstante, un directivo escolar líder quizá sí debe contar con un superpoder: saber cómodistribuir el liderazgo “entre múltiples líderes en la escuela, incluyendo a los directores, subdirectores, profesores, especialistas en currículum” para así aprovechar mejor las competencias de todos los miembros de la comunidad educativa. Esa la clave del liderazgo distribuido, pero a la vez su “criptonita”, en caso de no saber usarla.

2) Mentalidad de diagnóstico y diseño

Spillane propone pasar desde una “mentalidad de la implementación” a una “mentalidad de diagnóstico y diseño basado en la enseñanza y aprendizaje”. Para Spillane el diagnóstico es clave para “identificar la naturaleza o causa de algo”. Permite crear y entregar sentido a los datos que se recolectan durante el proceso de diagnóstico.

En cuanto al diseño, el académico lo define como el acto de “modelar la infraestructura de la organización y el sistema para adaptarse a ciertos propósitos”. La idea es que el diseño esté conectado con la infraestructura, que no la desconozca ni se elabore sin tenerla en cuenta para evitar así brechas entre “lo esperado” y “lo que realmente sucede”, como veremos en el punto 4.

3) Infraestructura: el mecanismo para que las cosas sucedan

Se refiere básicamente a la movilización de las herramientas y recursos con que debe contar un colegio para que los liderazgos puedan operar. La infraestructura es invisible a los ojos, pero sostiene todo.

Spillane afirma que esta infraestructura, “es más importante que las características individuales” de los líderes, ya que una persona puede tener todas las competencias necesarias pero si no están a su disposición los instrumentos, va a gastar demasiado tiempo en tratar de mover la infraestructura para avanzar.

En este sentido, Spillane destacó la relevancia que tiene hoy la ecuación gestión + liderazgo, según la cual el proceso de gestión debe estar presente para asegurar el armado de una infraestructura sólida que permita el buen funcionamiento de los liderazgos. Algo así como un ecosistema con las condiciones necesarias para el nacimiento de la vida.

4) La importancia de la Práctica

Si bien el diseño es importante ya que ayuda a definir y entender los puestos y cargos, en el paso siguiente aparece un clásico problema: la tensión entre lo que se pretende (diseño) versus lo que ocurre realmente (práctica).

Analizar a la práctica y no solo basarse o cuadrarse frente a diseños o “modelos tipo”, para Spillane es importantísimo en el liderazgo distribuido. Incluso da relevancia al concepto de“rutina”, estigmatizado muchas veces como un sinónimo de trabajo de bajo nivel, lo cual de ninguna forma es real, ya que las “rutinas” son las que van afinando las prácticas docentes y directivas para alcanzar niveles de expertiz necesarios para el objetivo final: la mejora.

5) Interacción de líderes

Si la transmisión de las habilidades y el conocimiento se realiza de manera compartida en la escuela, este es el lugar propicio para desarrollar, también de manera distribuida, esa buena influencia que genera el liderazgo en beneficio de mejores aprendizajes.

6) ¿Qué es la Enseñanza?

Es mucho más que traspasar contenidos: tiene que ver con la “práctica de mejora humana”, propone Spillane. Un objetivo que los profesores también comparten con otros profesionales como psicólogos, trabajadores sociales, entre otros, pero con una gran diferencia: se trata de relaciones 1 a 1. En el caso de los docentes hablamos de 1 a 20 y en Chile hasta 45 alumnos por sala.

En ese contexto el éxito de la enseñanza “depende del estudiante que tenga al frente” comentaba Spillane, además de las “diferentes formas de abordar la mejora de enseñanza de profesores según su Área”.

7) Mitos sobre el liderazgo distribuido

Desde que sus publicaciones comenzaron a aparecer y el tema del liderazgo distribuido comenzó a ser adoptado por muchos líderes escolares, los mitos en torno a él comenzaron a superar muchas veces el real sentido de lo que se quería exponer. Spillane presentó a la audiencia las 3 leyendas más sabrosas que ha recogido en este tiempo:

1) El director no es importante
2) Todos son líderes
3) Mientras más líderes mejor

Fuente